¿Sabía que las cerraduras de su hogar o negocio deben mantenerse para que sean efectivas? La mayoría de las personas no se molestan en el mantenimiento de las cerraduras, sino que optan por reemplazarlas por completo cuando se estropean.

Sin embargo, si se mantiene al día con el mantenimiento de sus cerraduras, estas durarán más y funcionarán mejor, lo que le permitirá ahorrar el dinero que gastaría en reemplazarlas.

La lubricación es la clave

En primer lugar, tan pronto como notes un problema con la cerradura, como que es difícil girar la llave, o no se mueve correctamente, intenta lubricar el cilindro.

Los cilindros de las cerraduras constan de pequeños pasadores y resortes que deben moverse libremente para funcionar. Cuando comienzan a atascarse, la cerradura no funcionará correctamente y, a veces, incluso puede romperse si intenta forzarla.

Lubricar la ranura de la cerradura hará que los pasadores y los resortes se muevan nuevamente y mantendrá la cerradura en buen estado de funcionamiento. Aplica lubricante generosamente; realmente no se puede lubricar en exceso, por lo que más siempre será mejor en estas situaciones.

Al terminar, introduce y saca la llave dentro y fuera varias veces para ayudar a esparcir el lubricante. Lubrica también el perno o pestillo en el costado de la puerta.

Ajuste de bisagras

Las bisagras de las puertas se desgastan inevitablemente porque se mueven cada vez que alguien abre la puerta, a veces cientos de veces al día. Con un simple mantenimiento de rutina, puede extender la vida útil de sus bisagras y ahorrar algo de dinero a largo plazo.

El problema más común con la mayoría de las bisagras son los tornillos sueltos. Cada bisagra consta de seis a ocho tornillos que se aflojan con el tiempo. Sólo reajústalos, tanto los del marco como los de la puerta.

Mantenimiento de Puertas

Además es importante revisar el estado de las puertas.  Verifica a la luz del día, si ésta se filtra entre el marco y la puerta. Si ves luz entre los dos, es posible que la puerta se combe o que el marco se dañe. Será mucho menos costoso reparar tu puerta ahora que llamar al servicio de emergencia más tarde, cuando la puerta deje de cerrarse.

Revisa el marco y el piso en busca de marcas de roce, como cuándo se está atascando. Podrás ver cuando una puerta se arrastra por el suelo o contra el marco. Si aprietas las bisagras, esto puede ayudar a eliminar o disminuir la gravedad de este problema.

Además, comprueba el cerrojo, que es la parte del marco en la que cae el pestillo o el cerrojo. Si ese agujero está obstruido con escombros, entonces la cerradura no funcionará correctamente.

¿Está expuesto el pestillo? Si te paras en el exterior de la puerta y ves que existe un espacio amplio entre el marco y la puerta, es posible que debas considerar instalar un protector de pestillo para evitar que se abra.

Consejo final

Busca un cerrajero antes de que lo necesite. Desafortunadamente, existen muchas empresas no calificadas que se aprovecharán de su emergencia para aumentar sus tarifas. Encuentra un cerrajero local de confianza ahora, de seguro te alegrará de haberlo hecho ahora que más tarde.