En diferentes épocas del año estamos a diferentes cambios de temperatura, en el caso del invierno, los efectos del mismo suelen afectar no solo a los seres vivos sino también a algunos dispositivos necesarios para la seguridad de nuestro hogar.

En el momento que se congelan cerraduras de puertas de autos, casas e incluso hasta las de las ventanas, suelen afectar las funciones de estos mecanismos, es por eso que en Cerrajeros Mataró nos indican algunas recomendaciones para solucionar dichos inconvenientes. 

Las cerraduras se congelan por el exceso de humedad que se acumula en la parte interna de la misma, como consecuencia del frío intenso de la época de invierno, hay que tener cuidado cuando esto sucede, ya que al intentar forzarla, esto puede afectar severamente el mecanismo interno de la cerradura y suele ser una situación compleja y difícil de solucionar. 

En este apartado te mostraremos algunas posibles soluciones para cuando estamos sumamente apurados y no disponemos del tiempo suficiente para todo el proceso de descongelamiento. 

¿Qué hacer si las cerraduras de tu hogar se congelan durante el invierno?

¿Qué hacer si se congela la cerradura?

  • Aplica un poco de aceite lubricante en la cerradura o en la llave, aunque esto es mucho más efectivo cuando intentas introducir el aceite en la cerradura ya sea con una pajita o con la llave, es importante mencionar que no se pueden mezclar varios productos para este proceso. 
  • Si dispones del tiempo intenta calentar la cerradura con un secador de cabello, esta técnica puede llevar algo de tiempo. 
  • Puedes calentar la llave, solo si la misma es metálica, además no puede poseer ningún chip electrónico, toma la llave con una pinza, calientala con un fósforo o encendedor durante algunos minutos e insertala en la cerradura. 

Evita que la cerradura se congele 

Estar fuera de la casa o del automóvil congelandonos y al mismo tiempo intentando abrir una puerta seguramente será una situación estresante y peor aun si producto de la presión rompemos la llave dentro del cilindro, es una situación común durante los primeros días de invierno, es en este momento cuando la mayoría de las personas solicitan urgentemente un cerrajero profesional. 

Por otro lado, existen algunas técnicas que podemos aplicar para que las cerraduras no se congelen:

Mantenimiento con aceite: asegurate de utilizar el lubricante adecuado para tu cerradura congelada, el aceite cumple la función de una capa protectora sobre la pieza de metal, por lo que puede funcionar aun cuando la capa de hielo esté en la cerradura, en el caso de las puertas de a casa las cerraduras deben ser lubricadas al menos tres veces al año y ser usadas frecuentemente. 

Protege las cerraduras de precipitaciones: la humedad combinada con el agua hace que las cerraduras se bloqueen, por ende, es necesario proteger el cilindro de la lluvia de forma directa, si el agua logra ingresar al cilindro seguramente este se congelara. 

Evitar la suciedad en el cilindro: es recomendable utilizar aceite á las cerraduras, sin embargo es contradictorio si se aplica con frecuencia, ya que el aceite en exceso puede acumular partículas de sucio y afectar en corto plazo las funciones de las cerraduras. 

Finalmente, para mantener tus cerraduras en buen estado y evitar que se congelen, lo mejor es realizar un mantenimiento regular y estar atentos ante cualquier falla, si está congelada toma el tiempo para descongelar sin afectar sus funciones.